Por quÉ AMARANTO

 

• Aporta la cantidad y calidad adecuadas: proteínas, lípidos, almidones, carbohidratos, vitaminas y minerales.

• Es especialmente rico en lisina, un aminoácido que falta en otros granos y que favorece la ejecución de las funciones cerebrales.

• Promueve el buen funcionamiento del aparato digestivo.

• Sus grasas insaturadas ayudan a reducir los niveles de colesterol en la sangre.

• Libre de gluten por lo que puede ser consumido por personas hipersensibles a esta proteína, presente en los demás cereales.

• Contiene escualeno, aceite que se extrae de las ballenas del mar del norte y aporta numerosos beneficios a la piel.

• Su alto contenido de Calcio, Hierro y Vitamina C, fortalece el sistema inmunológico y previene la anemia y la osteoporosis.

• La hoja contiene ácido fólico, que evita problemas neurodegenerativos en la gestación y es rica en Calcio, Hierro, Fósforo, Vitamina A, C, D y K.

• La porción adecuada de consumo diario para un niño es de 20 gr. y para adulto de 40 gr.

• Con ello se cubre el requerimiento protéico necesario puesto que las proteínas no pueden almacenarse.

• Tiene un bajo costo comparado con otras fuentes de proteína como la leche, carne y huevos.

• Se puede preparar en distintas maneras como: tortillas, tamales, repostería y diversos guisos.

• Aporta beneficios sobre la salud humana.

• Es originario de Mesoamérica y junto con el maíz y el frijol constituían la dieta básica de los prehispánicos. El consumo de estos tres granos aportan la proteína ideal.

• Está considerado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación como el mejor alimento de origen vegetal para el consumo humano.